Getsemaní

Read this page in English.

Fortaleciendo la Comunidad Getsemaní es un proyecto de tres años que busca mejorar las condiciones de vida de 138 familias en una comunidad de escasos recursos a través un proyecto holístico.  En colaboración con líderes comunitarios y otros socios, Hábitat construirá 90 casas y desarrollará programas de liderazgo comunitario, formación en valores, salud comunitaria, intercambio de experiencias y economía solidaria.

ANTECEDENTES DEL PROYECTO

Pobreza en Ahuachapán

Uno de los 14 departamentos en el país, el departamento de Ahuachapán dista 100 kilómetros de la capital de San Salvador y es fronterizo con Guatemala.  Pese a que este departamento cuenta con una de las zonas cafetaleras más ricas del país, su población continúa siendo una de las más pobres.  Incluso algunos de sus 12 municipios son catalogados como de extrema y severa pobreza, incluyendo el municipio de Ahuachapán donde una quinta parte de las familias sobreviven con ingresos mensuales menos del costo de la canasta básica [1].

Esta situación se ha recrudecido a partir de la baja en los precios del café en el mercado internacional. Los hombres y mujeres generalmente trabajan en el sector informal, ganando aproximadamente $100 mensuales.   Algunos tienen suerte y encuentran empleo en maquiladoras o en seguridad privada y así ganan hasta $200.  Las personas que no encuentran trabajo cerca de su casa buscan oportunidades de empleo en la capital y regresan a su hogar algunos fines de semana para visitar a sus familias.

La economía en El Salvador no les permite a las familias desarrollar soluciones de largo plazo a los problemas más sentidos. En la mayoría de casos, la alimentación es el rubro en el cual se invierten los pocos ingresos de las familias; aspectos como educación, ropa, salud y vivienda son relegados a segundo plano.  Por ejemplo, 14% de los niños en el municipio de Ahuachapán entre siete y quince años de edad no asisten a la escuela.  Con respecto a vivienda (en el mismo municipio), casi 50% de las casas tienen pisos de tierra y más de 40% de las familias viven en condiciones de hacinamiento, con tres o más personas por habitación[2].

Trabajo de Hábitat El Salvador en Ahuachapán

La frecuencia de sismos en la zona también ha afectado la calidad de vida de las familias en Ahuachapán.  En diciembre de 2006, un enjambre sísmico dañó más de 3,000 casas en cinco municipios, incluyendo Ahuachapán.  Hábitat El Salvador respondió al desastre con la construcción de 200 viviendas permanentes sismo resistentes para familias afectadas.   Se subsidió un porcentaje del crédito de las familias más pobres, en colaboración con varias fundaciones.

Recientemente, estos municipios han sido afectados por una nueva oleada de temblores que han dañado otras viviendas.  Hábitat El Salvador sigue construyendo casas por todo Ahuachapán y – hasta la fecha – ha provisto más de 300 soluciones habitacionales en este departamento.

Getsemaní

Getsemaní es una comunidad semi-urbana de más de 130 familias ubicada en la entrada de la ciudad de Ahuachapán (en el municipio y departamento del mismo nombre).  Fue establecida al principio de los años 90 cuando familias empezaron a comprar lotes vacíos y construir casas temporales.  No había infraestructura básica en ese momento.

Para mejorar sus condiciones de vida, los residentes de la comunidad establecieron una ADESCO (Asociación de Desarrollo Comunitario), la cual es una entitad legal.  Hasta la fecha, la junta directiva de la ADESCO ha terminado grandes proyectos como la electrificación, legalización de tierra para la mayoría de las familias y agua potable domiciliar.

Sin embargo, Getsemaní todavía tiene un gran camino por delante y muchos sueños por cumplir, pues la comunidad todavía es muy pobre.  La mayoría de las familias tienen ingresos entre $100 y $250.  La mayoría de los adultos trabajan como empleadas domésticas, vigilantes y vendedores en el mercado.  La junta directiva de la ADESCO ha expresado que vivienda digna es su prioridad actual, pues la comunidad tiene un déficit habitacional de más de 50%.  Muchas familias viven en champas de lámina y bahareque.  También, se han identificado otras necesidades básicas como educación, salud y empleo.

PROYECTO FORTALECIENDO LA COMUNIDAD GETSEMANÍ

Descripción

Con el Evento de Cuaresma: 30 Casas con Monseñor Romero, Hábitat El Salvador lanza un proyecto holístico de tres años, en colaboración con la Iglesia Presbiteriana Myers Park de Charlotte, Carolina del Norte.  Además de proveer 30 soluciones habitacionales por año, este proyecto incluye el desarrollo y implementación de programas sostenibles de liderazgo comunitario, formación en valores, salud comunitaria, intercambio de experiencias y economía solidaria.  Este proyecto es una respuesta a la pobreza y gran déficit habitacional en el departamento de Ahuachapán y también refleja como Hábitat El Salvador está ampliando sus estrategias para servir a más familias por medio de proyectos comunitarios, holísticos y participativos.

Metodología

Desde el inicio del proyecto, Hábitat El Salvador está trabajando directamente con la junta directiva de la ADESCO, pues la participación de los líderes comunitarios es clave para asegurar que los resultados sean sostenibles y también es otra manera de capacitarlos en la gestión de proyectos.

Hábitat El Salvador ha contratado a una gerente del proyecto de tiempo completo con experiencia en desarrollo comunitario.  Su primera responsabilidad es crear una línea de base en la comunidad – en coordinación con la junta directiva de la ADESCO – para determinar y medir las necesidades en relación a cada componente del proyecto.

El próximo paso es colaborar con la junta directiva de la ADESCO para diseñar y posteriormente implementar cada programa, en base a los insumos de la línea de base.  Juntos identificarán e invitarán a otras organizaciones locales para contribuir en el proyecto.  También, Hábitat El Salvador promocionará la participación de voluntarios nacionales e internacionales en todos los componentes.

Componentes del Proyecto

  • Liderazgo Comunitario

La meta de este componente es fortalecer la capacidad en la gestión de proyectos de los miembros de la junta directiva de la ADESCO y otros líderes comunitarios.  Durante el primer año, los líderes comunitarios asistirán a talleres sobre el rol de la junta directiva y harán una auto evaluación de la misma.  Después, participarán en una serie de clases sobre las diferentes fases de la gestión de proyectos e incluso trabajarán juntos en la planificación y ejecución de un nuevo proyecto comunitario.

  • Formación en Valores

La meta de este componente es promover valores en niños, niñas y jóvenes a través de la educación cristiana para mejorar la convivencia familiar y comunitaria.  Bajo el liderazgo de la Iglesia Presbiteriana de Ahuachapán y otras iglesias locales, 100 jóvenes de la comunidad tendrán la oportunidad de participar en un programa de un año sobre valores y estudio Bíblico, incluyendo un campamento de verano juvenil.

  • Salud Comunitaria

La meta de este componente es mejorar las condiciones de salud reproductiva, nutrición y saneamiento básico en 138 familias de la comunidad Getsemaní y sus alrededores.  El enfoque es preventativo, considerando que este método es mejor y más saludable para las familias en el largo plazo y también más barato.  Durante el primer año del proyecto, líderes juveniles participarán en un curso sobre salud reproductiva. Las familias tendrán la oportunidad de participar en talleres sobre nutrición, tomar clases en la preparación de comida saludable e incluso organizar un festival gastronómico.  Con respecto a saneamiento básico, la gerente del proyecto trabajará con las familias para garantizar un buen tratamiento de los aguas residuales y también control de vectores.  Además, se invitarán a brigadas médicas locales e internacionales para atender a los miembros de la comunidad.

  • Intercambio de Experiencias

La meta de este componente es promover el intercambio de experiencias entre la comunidad, iglesias locales, iglesias internacionales y Hábitat El Salvador.  Más que un proyecto de desarrollo comunitario, se busca facilitar el desarrollo de relaciones fraternales entre todos los socios.  Para este fin, se invitarán a los socios internacionales a visitar la comunidad cada año para participar en retiros espirituales, eventos sociales y jornadas de servicio comunitario con los miembros de la comunidad e iglesias locales.

  • Economía Solidaria

La meta de este componente es promover iniciativas de economía solidaria con familias de la comunidad para que puedan mejorar sus ingresos económicos.  En colaboración con otras instituciones con experiencia en proyectos de generación de ingresos para familias, la gerente del proyecto trabajará con la junta directiva de la ADESCO para establecer un fondo comunitario que permita impulsar iniciativas microempresariales.  Se diseñará este programa de tal manera que creará una cadena de valores agregados para la comunidad.  Se entrenarán a los líderes comunitarios en como administrar el fondo.

  • Soluciones Habitacionales

La meta de este componente es proveer 90 soluciones habitacionales – 30 por año por tres años – para familias residentes en la comunidad Getsemaní y sus alrededores que actualmente viven en condiciones no dignas.  El diseño estándar contempla una casa de 34 metros cuadrados con dos habitaciones, una sala/cocina/comedor y un baño.  Todas las casas tendrán instalación eléctrica y se construirán según los códigos de seguridad estructural en el país.

Considerando el nivel de pobreza de las familias socias, se trabajará con la modalidad de crédito-subsidio.  El subsidio tiene un rango entre 40% y 60%; el porcentaje del subsidio se determinará en base a un estudio socioeconómico de cada familia.  Como todos los proyectos de Hábitat, se requiere que la familia socia aporte ayuda mutua.  Se lanzará la primera fase de construcción durante el Evento de Cuaresma 2010.

[1] Briones, C. R., Castro, J. M., & López, O. A. (2005). Mapa de pobreza: Tomo II. Indicadores para el manejo social del riesgo a nivel municipal. San Salvador, El Salvador: FISDL.

[2] Briones, C. R., Castro, J. M., & López, O. A. (2005). Mapa de pobreza: Tomo II. Indicadores para el manejo social del riesgo a nivel municipal. San Salvador, El Salvador: FISDL.

Comments are closed.

%d bloggers like this: