Semana 1 del Evento de Cuaresma 2010: Alegría Pura

Read this post in English.

Para iniciar el Evento de Cuaresma en la comunidad de Getsemaní, nuestro grupo de la Iglesia Presbiteriana de Myers Park trabajamos en equipo con voluntarios locales e internacionales para comenzar la construcción de las primeras cuatro casas de este gran proyecto. Venimos para construir casas.  Sin embargo, después de limpiar los lotes, hacer las fundaciones, empezar las paredes y trabajar juntos con las familias que vivirán ahí, la experiencia llegó a significar mucho más que las casas que tomaban forma. Aunque el trabajo fue duro, las amistades que encontramos en los otros voluntarios y trabajadores nos animaron, dejándonos cansados pero inspirados al final de cada día. La escena en los sitios de construcción pareció al reverso de la Torre de Babel en lo cual trabajábamos juntos a pesar de distintas lenguas y culturas.  O puede ser que nos unimos precisamente porque teníamos mucho que compartir y aprender uno del otro.

La ceremonia de la inauguración expresó lo que significa este proyecto para la comunidad—con música y presentaciones.  Fue un evento muy alegre, así como sucedió cada vez que nos reunimos para trabajar, orar, preparar pupusas, compartir comida o jugar fútbol.  Cada miembro de la comunidad nos hizo sentir aceptados y apreciados.  El significado de iniciar este proyecto para recordar a Monseñor Romero dio más importancia al trabajo que realizamos al lado de la misma gente por quienes él dio su vida.  Esta comunidad con calles de tierra bordeadas con flores llegó a ser como nuestro hogar y los pacientes albañiles, grupos de niños y líderes inspiradores llegaron a ser como nuestra familia.

En cada tarea de excavar una zanja, construir una pared y mezclar cemento, tuvimos que confiar y dar ánimos a nuestro equipo híbrido de voluntarios salvadoreños e internacionales, utilizando palabras de inglés, español y señales cómicas. El personal de Hábitat y las iglesias locales nos ayudaron bastante.  Disfrutamos el trabajo duro y la alegría pura que llenaron nuestra semana en El Salvador. Aunque no tuvimos la oportunidad para poner el techo, pintar las paredes ni entregar la llave al dueño, dejamos este trabajo par el próximo grupo de voluntarios, y esperamos ver las casas completas y a nuestros amigos cuando regresemos a Ahuachapán y a la comunidad de Getsemaní.

–Anna Edgerton

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: